SÓLO ESPERO SEGUIR DESPEINADA.

Mafalda me enseñó a despeinarme.

Resulta que lo rico, engorda; lo bonito es caro, el sol provoca arrugas y así con todo; lo que más nos gusta despeina.

Nadar en el mar, despeina; subirse a unos tacones y bailar hasta el amanecer, despeina; dar ese beso, también despeina; partirte de risa, jugar y comprarte un Donut de chocolate, despeina. ¡Hasta dormir despeina! Hay que montarse en el primer vagón de la montaña rusa, saldremos con pelos de loca, pero lo peor que puede pasar es que al mirarnos al espejo tengamos que volver a peinarnos.

Yo suelo estar despeinada, de hecho cada vez que voy a la peluquería salgo jurando y perjurando que no vuelvo, pero eso ya es otro tema.

Gracias Mafalda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s