ALL I WANT IS A DRINK.

Después de unas cuantas cañas, otras tantas copichuelas, un mundial, dos eurocopas, tres pitillos y una tapa de callos, por fin confirmo lo que llevaba investigando desde los veinte años:

NOS GUSTA BEBER. No bebemos para ahogar las penas, ni para olvidar; bebemos porque nos gusta.

Y es que, qué queréis que os diga, la quedada del viernes tarde (y noche #loquesurja) con amigas es mucho más amena con unas tapas y unas cañas (Estrella Galicia, por supuesto); una discoteca implica un vodka con limón o un güiski-cola; y ver atardecer desde una terraza está unido, por ley, a un Gin-Tonic en copa de balón (os lo digo yo, que no me gusta el GinTonic, pero sé de leyes y cuando se junta anochecer-mar-terraza, este combinado sabe distinto, llamémoslo colonia rica “Gloria”).

El problema viene cuándo el tema se nos va de las manos, bien sea porque nos ponemos nerviosos al ver a un ligue y bebemos para relajarnos y no tatatartamudear; bien porque no hemos leído la letra pequeña de la etiqueta de la botella de whisky de 3 euros que compramos en el súper a última hora; o bien porque nos apetecía bebérnoslo todo y más y hacer de la noche una laguna o un mar. El caso es que al día siguiente abres UN ojo y hay dos opciones:

  1. Tienes al lado a un orco, por la noche no parecía tan condenadamente feo/a, pero por todos es sabido que el alcohol es la versión líquida del Photoshop y entre la poca luz de la discoteca y la embriaguez… pues te dejaste llevar. Ahora abre el otro ojo y apechuga, este post no va sobre “Problemas del Día Siguiente: 1. Cómo largar a un orco de tu casa”.
  2. Esta es la opción a la que voy. Estás solo. Te quedas paralizado, temiendo y sospechando tener ese clavo en la cabeza que te impide recordar la mitad de la noche. Abres el otro ojo, te incorporas y confirmas tus sospechas: “hola cruda resaca, ¿¿ quién te ha invitado a instalarte en mi persona??”

Yes.

Bueno, pues en este caso, como en la opción 1, tampoco nos queda otra que aguantar y olvidarnos de que ese moratón de la pierna es porque nos caímos de la tarima cuando el DJ de moda hizo sonar el Gagnam Style y tú intentaste hacer el famoso baile del caballito.

Pero como ya sabéis, la abuelita sembrada, fuente de experiencia y sabiduría, siempre dispuesta a ayudar al prójimo, os va a dar unos remedios caseros para tratar de paliar la resaca; son los que ella utilizaba cuando era joven y guapa:

  • Bebe agua: por todos es sabido que este líquido es esencial para la supervivencia de todas las formas de vida; por tanto, sorprende a tu hígado y bebe litros de agua. Date también una buena ducha templada fría. Repite este proceso tantas veces como gustes.
  • Tómate un Bloody Mary: aparte de hidratarnos, las vitaminas del tomate compensarán el desastre que ha producido la masiva ingesta de alcohol. Además, el Bloody Mary es lo más de lo más entre la alta sociedad del Upper East Side neoyorkino, y tú necesitas reforzar tu imagen; recuerda que la noche anterior la dejaste (literalmente) por los suelos.
  •  Yacer en el sofá: hay que dormir las horas que hagan falta ya que el organismo se encuentra exhausto y es necesario descansar.
  •  Airearse: una vez hayamos descansado es importante salir de casa un rato y caminar o ir en bici tranquilamente, ya que eso favorecerá nuestra oxigenación y mejorará nuestra capacidad depurativa. Para este punto aconsejo abrir la mesilla de noche y coger el antifaz que te regalaron con la Trilogía de las 50 Sombras de Grey que aún está sin estrenar. Lo necesitarás para tapar ojeras, ojos hinchados, tez pálida, etc. También vale una gorra + gafas de sol, a lo celebritie. Recuerda que por la mañana, cuando te miraste al espejo, tenías la cara de Rosi de Palma.

  • Que no pare la fiesta, DON’T STOP THE PARTY: continuar con la marcha, dejar la resaca para mañana e ir a La Latina a tomarse unas cañas. Este remedio es para profesionales. La abuelita sembrada lo practicaba a menudo y funcionaba.
  •  Consejo: este último punto está patrocinado por la Guardia Civil, que os recuerda que “Si bebes, no conduzcas”; los que beben y beben y vuelven a beber son los peces, para todos los demás son seis puntos.

Feliz resaca a todos.

**El genial gift de Marilin es de este Tumblr y el resto de imágenes de un tablero de Pinterest muy divertido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s